El blog de Yenas

Curioseando y compartiendo

La Independencia de México, o qué estamos celebrando

2 comentarios

México:

El lugar en el que nací. El país de mis mejores amigos y mis ancestros.

¿Qué estamos celebrando este 16 de septiembre?

Básicamente, el inicio de la guerra de Independencia en 1810, que liberó a los mexicanos de 300 años de dominio español.

Luego también, este año “Bicentenario” estamos también celebrando el primer centenario de la Revolución Mexicana, iniciada en 1910.

No estoy segura de que estemos celebrando “independencia” porque, después de todo ese tiempo, también hablamos español y adquirimos un montón de usos y costumbres, como la religión. Nuestra economía sigue dependiendo en mucho de la economía estadounidense, al igual que -aunque nos dé coraje- muchas de las decisiones políticas. Todos los días leemos alguna noticia que nos hace dudar de nuestra libertad y soberanía.

Tampoco estoy segura de que este país haya alcanzado todos los objetivos que planteó la “revolución”, tristemente mucha gente sigue viviendo en extrema pobreza y seguimos teniendo mucha corrupción en nuestros gobiernos. Muchísimos mexicanos todavía necesitan irse del país y buscar mejores oportunidades de vida en otros países, especialmente en Estados Unidos, donde la mayoría de estos migrantes son ilegales, sin apoyo de nuestro gobierno ni tolerancia del suyo, enfrentan día a día la discriminación y violencia de los gringos.

Parece como que no hay mucho qué celebrar, cuando nuestra justicia está ciega y tal vez enferma en fase terminal… Cuando tememos de quienes no deberíamos, y se castigan a muchos que no lo merecen, y quienes lo merecen están afuera, gozando de sus riquezas malhabidas… Cuando parece que tenemos una “vacuna” contra la justicia, contra lo que es correcto. Cuando nuestro gobierno, desvergonzadamente corrupto, se roba el dinero de nuestros impuestos en nuestra cara, le compra juguetitos al congreso, y con todo eso no hacemos nada… con todo eso muchos mexicanos prefieren pasar días enteros viendo el fútbol y las telenovelas.

Mucha gente no está segura de qué diablos estamos celebrando.En un país con enormes contrastes económicos y culturales, con gente yendo y viniendo de todos lados, y aún así… todos somos mexicanos… ¿Nos sentimos todos mexicanos?

¿Qué estamos celebrando?

¿Hay algo qué celebrar?

Yo digo que sí.

Yo digo que hay que celebrar nuestros enormes corazones. Yo digo, que hay que celebrar a la gente honesta. A la gente alegre. A la gente que no tiene nada qué esconder cuando se trata de dar un abrazo, una sonrisa, ayuda. Yo digo que hay que celebrar a la gente que todos los días trabaja durísimo y de manera honrada para llevar la comida a sus casas. Yo digo, que celebramos también nuestro talento. ¡Lo tenemos, todo esto lo hay! Pero las malas noticias siempre nos abruman y a veces se nos olvida. Porque toda esta gente existe, todos los días, en nuestras casas, en nuestros lugares de trabajo, en nuestras escuelas, somos más en número que los que comenten crímenes de todo tipo y violencia. ¡Pero cómo hacen ruido los que hacen tanto mal!

Yo digo, que celebramos nuestra gran cultura; porque aunque para mucha gente lo que vivimos son las secuelas de la colonia, también hemos preservado nuestros lugares sagrados, muchas de nuestras celebraciones importantes, comida, arte y peculiar filosofía de la era prehispánica, y la hemos amalgamado de forma única en el mundo. Aunque tengamos diferentes orígenes, convergemos en un territorio, que nos hace unirnos también en valores y en cómo los compartimos. Celebro al sol, a la tierra, a la poesía, al arte, a la creatividad; celebro el encanto, la sonrisa y el corazón de todos los mexicanos.

Somos una raza mestiza, y con ellos tenemos lo mejor de varias culturas. Somos el tipo de personas que encontramos felicidad en cualquier circunstancia. Somos super fuertes, superamos obstáculos todos los días. A nosotros, los mexicanos, se nos da fácilmente ayudar a otros, aunque eso signifique sacrificar parte de nuestras propios bienes. En ningún lado del mundo la gente te ayuda como un mexicano, aunque sea con una mano, una palabra de aliento… nadie es tan solidario. Además, nos encanta platicar, escuchar y compartir. Los mexicanos somos apasionados, cuando se trata de arte, de cultura, de principios. Somos inclusivos, tolerantes, generosos… nos esforzamos. Al menos, los mexicanos de los que vivo rodeada, mis familiares, mis amigos… son bastantes y les admiro por ser así. Son mis mejores ejemplos.

Celebro mi origen mexicano, mi fisonomía y mis rasgos. Celebro a mi familia, a mis amigos mexicanos, a cada uno de ellos. Celebro a todos mis compañeros voluntarios, quienes todo tiempo están tocando y cambiando vidas. Celebro mi cultura, mi historia, mis tradiciones, que aprecio y valoro cada vez más. Celebro mi lenguaje, porque aunque sea “español” nosotros los mexicanos lo hablamos y escribimos de una manera particularmente sabrosa, inteligente, interesante y sagaz. Les damos a las palabras muchos y diferentes significados. Además, de nuestras lenguas indígenas hemos enriquecido enormemente al español, con términos que no existen en otros idiomas.

Celebro los colores, la música, la alegría y el amor que todos los mexicanos llevamos en la sangre.

Pero todavía más que esto, celebro mi particular visión de México, un país que no va a perder su encanto, su hospitalidad, su corazón, sino por el contrario, se está fortaleciendo contra lo que está mal. Si valoramos todo lo anterior -más lo que cada quien quiere aportar del México en el que vivimos- no permitiremos que el crimen organizado y los malos gobiernos nos aterroricen, nos amedrenten y nos sigan mintiendo descaradamente. Encontraremos la forma de estar unidos y de producir las condiciones en las que nuestros mejores talentos se queden y se siembren en terreno fértil, en nuestro propio país.

Puedo decir, con certeza, que yo he dado mi parte por hacer de éste un mejor país. He conocido gente increíble en este viaje y especialmente en Risaterapia. He conocido aquí a las personas con los corazones más grandes y más cálidos del muno. Personas que dan tiempo y amor, por el bien de otros. Nada de esto nos sobra… No damos sobras, damos lo mejor que tenemos.

He visto aquí como la gente se encuentra y crece. He visto nacer la esperanza con este movimiento en las ciudades que viven con mucha violencia. He visto plantarse y crecer estas semillas de esperanza en un proceso lento pero seguro, con los niños y jóvenes voluntarios. No hay nada que a mí me dé más esperanza, no sólo para México, sino para el mundo.

Mi visión puede ser demasiado optimista, para como está el país en este momento. Pero me parece que mantener esta visión y compartirla con más gente es lo que nos va a hacer movernos y saber para dónde vamos, qué queremos conservar y qué queremos desechar. En este momento me encuentro fuera de México pero mi país está en mí, en mi trabajo, en mi persona. Sé que lo que estaré haciendo beneficiará a mi país, no importa donde esté, buscaré los medios para ello, y también para volver y aportar lo aprendido… Porque cuando alguien ama a su país como yo amo al mío, simplemente no hay forma de separarse de él, lo llevamos a cada paso que damos. Y yo le agradezco a mi México el mostrarme también cómo ser una ciudadana del mundo y lo que podemos aportar.

¡Entonces, un brindis por México! Por los buenos mexicanos que todos conocemos, por toda la gente buena haciendo y haciendo más cada vez para hacer de éste un mejor país.

Por la esperanza y esfuerzo que estamos haciendo todos por ponerle fin a la violencia, la injusticia y la pobreza. Por las vidas que se han dado a esta causa.

Por todos los mexicanos y las cosas que hacen de éste, un país por el que vale la pena luchar, cada día, todos los días, desde lo mejor de cada uno. No una causa perdida, nuestra mejor causa.

¡Viva México!

¡Salud!

La Bandera de México siempre me conmueve, si es con música, fuegos artificiales, y gente querida... mucho más.

Nota traducida para todos mis amigos y hermanos mexicanos. Ojalá que cada día encontremos muchos actos de amor, solidaridad, hermandad y alegría que nos sigan dando luz en el proceso de transición que estamos viviendo. ningún país se ha construido sin episodios difíciles en sus historias, lo importante es permanecer unidos y no seguir solapando lo que está mal, el crimen, la corrupción, la impunidad, la incivilidad. Cada uno tenemos el país que merecemos tener. ¿Cuál quieres tú para tí y las generaciones que vienen? Yo quiero a México.

Autor: yenas

Diseñadora, viajera, aventurera, que goza de la vida y se sorprende con ella a cada momento.

2 pensamientos en “La Independencia de México, o qué estamos celebrando

    • ¡Gracias! En noviembre de 2010 hubo proyecciones de luz y sonido en el Zócalo de la ciudad de México, con el tema del Bicentenario de la independencia y el Centenario de la Revolución. Una gran sacudida de mente y espíritu. Hoy, dos años después de haber asistido a estas proyecciones, creo que lo que escribí sigue siendo válido, al menos para mi propia visión. Un saludo y gracias por visitarme.🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s