El blog de Yenas

Curioseando y compartiendo

Día 04: Otoño

2 comentarios

Dicen que el otoño es la temporada en la que cosecha lo que se siembra. Los frutos están maduros y listos, las hojas de los árboles han cumplido su función, y están listas para desprenderse, la luz (y la luz aquí en el norte, especialmente), nos obsequia los colores más bellos, el sol tocando por última vez en el año, las ventanas, las banquetas, el lago y el río, nuestros rostros, antes de irse a brillar intensamente al otro lado del mundo, donde ya lo añoran.

El otoño que con sus colores y cambios, nos recuerda que nada es para siempre, pero que siempre hay nuevos comienzos.

El otoño que con sus colores y cambios, nos recuerda que nada es para siempre, pero que siempre hay nuevos comienzos.

Así también, el otoño en nuestras vidas: Lo que hemos echado a andar meses atrás, comienza a dar frutos: las relaciones, el trabajo, tal vez la educación, los nuevos hábitos, hasta el ejercicio y la alimentación. Cuando el sol comienza a meterse más temprano, la oscuridad, una taza de té y una cobija nos invitan a mirar para adentro, a reflexionar y analizarnos, entender qué hemos hecho bien, qué vamos a mejorar, qué vamos a desechar.

Este otoño, la verdad que he cosechado cosas muy bellas por las que estoy agradecida: El sentirme en casa en esta ciudad, el poder contar con buenas amigas y amigos, que por fin estoy trabajando en cosas que me encantan a pesar de haber pasado por un par de años de mucha sequía, que mi familia está sana y feliz, realizándose, creciendo y desarrollando; y que, a pesar de haber pasado por una buena tormenta, y algunas decisiones fuertes que nos han hecho crecer,  mi pareja y yo no nos hemos soltado de la mano, sino por el contrario, nos hemos acercado más que nunca y tenemos mucho más de qué estar agradecidos.

Algunas lecciones no son fáciles. Pero a veces, la vida de las va dando “a plazos”, para que podemos digerirlas. Otras veces, somos nosotros los que tenemos que dar el esfuerzo extra para que las cosas sucedan o se resuelvan. Y al final, como en la vida nada es competencia, sino aprendizaje, no queda más que dar las gracias por esos frutos, que son los que nos saben más dulces.

¡Gracias Otoño!

Autor: yenas

Diseñadora, viajera, aventurera, que goza de la vida y se sorprende con ella a cada momento.

2 pensamientos en “Día 04: Otoño

  1. como dices, lo importante es el aprendizaje de todo lo que nos acontece y tener ese tiempo para poder recapacitar, volver a vivir, analizar, contemplar y planear hacia adelante. A mi el otono me traia Buenos recuerdos en Colorado porque las hojas secas te recuerdan que viene despues un renacer, que hay que dejar atras lo que no nos sirve, “renovar nuestra piel”, vienen tiempos de hacer propositos nuevos, y como dicen aca “learn and move on”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s