El blog de Yenas

Curioseando y compartiendo

Día 12: Despedida 

Deja un comentario

Estoy en mi asiento del avión. Acabo de despedirme de casi toda mi familia que me trajo al aeropuerto donde voy de regreso a casa, en un vuelo largo y tedioso, después de unas vacaciones que se fueron como un suspiro. 

Me quedo pensando en mis papás, que hoy despiden de vuelta a dos de sus cuatro hijas. Y en mis dos hermanas que se quedan. Me quedo pensando como los aeropuertos son ese caldero de emociones en los que ves gente llorando de alegría o de tristeza. Me quedo sintiendo esa mezcla de añoranza que empieza a gestarse en mi corazón, cuando al abrazar a los que se quedan comienzo a preguntarme qué viene para el año, cuando nos veremos de nuevo, si nos veremos de nuevo. Comienzo a cuestionarme por qué tengo que hacer esto, por qué me voy, por qué vivo en otro país. A maquinar cómo hacer para venir otra vez, o para que ellos vayan a visitarme, cuándo y por cuánto tiempo.

Las despedidas son dulces y amargas a la vez. 

Cuando puedes ver a la gente que amas una vez al año, cada segundo cuenta. Es cuando puedes darte cuenta de la relatividad del tiempo, cuando un vuelo de 20 horas es larguísimo en comparación con los días que puedes ver, abrazar, besar, escuchar y reírte con la gente que eliges ver, con los más importantes de tu lista para cerrar el año. Con personas, dentro de la familia o de los amigos, con los que sabes que retomas la conversación en donde la dejaste un año atrás, como si no hubiera pasado el tiempo. La despedida marca ese momento en que seguiremos nuestro camino, pero acompañándonos, siguiendo nuestros pasos, sin mucho ruido, sin selfies todo el tiempo, pero con mensajes de amor y apoyo, con la conciencia de lo esencial que construye cada uno de nuestros días.

Que donde dejaste a una pareja ilusionada, encuentras a una nueva familia. Los que tenían dientes de leche ya estiraron su estatura y tienen sonrisas nuevas. Los que empezaron con una semilla a seguir su vocación, ahora son exitosos y luchan por mantenerse en pie y creciendo. Donde han habido separaciones y desacuerdos, la vida ha curado las heridas, ha seguido y dado más bendiciones de las esperadas. Y para mí es un privilegio poder ver estos momentos en la intensidad de la esencia, emocionarme con sus relatos, llorar con los videos, reírme con la anécdota. Jugar, abrazar y reír como si no fuera a haber un mañana. 

Gracias despedida. Aunque me dueles, me traes al aquí y al ahora con todo mi ser para las personas que más me importan en la vida. Me despojas de lo superfluo para enfocarme en lo estructural. Para apreciar la belleza del momento, aceptándolo así como viene, sin tiempo para juzgarlo y en cambio, con impresiones mentales que se quedarán conmigo siempre. 

Anuncios

Autor: yenas

Diseñadora, viajera, aventurera, que goza de la vida y se sorprende con ella a cada momento.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s