El blog de Yenas

Curioseando y compartiendo


3 comentarios

La gran lista de acontecimientos favoritos para contar

Yo tengo una teoría: Todos los días hay buenas noticias, aunque no siempre les prestemos atención. El mundo vive rodeado de ruido nocivo, de las cosas que son enormes y que están mal. Pero por cada cosa mala y ruidosa, hay un millón de cosas buenas que suceden, silenciosamente, todo el tiempo. Cosas que dan risa, provocan amor, ternura o simplemente que hacen sentir bien. Cosas que a veces mientras suceden tan rápido, te hacen ser consciente de la delgada línea entre presente y pasado.

Aquí mi lista, que espero que siga creciendo. Si quieres colaborar, ¡adelante!

. ver a los perros cruzar la calle por el puente peatonal jajaja

. ayer vi un carro que aplastaba una salsa Valentina de sobresito y la salsa salía disparada

. un señor iba en bicicleta y al mismo tiempo una señora echaba una cubeta de agua, mojándole los pies

. pasé junto a un restaurante en viernes y el baterista del grupo de jazz gozaba como si no escuchara los claxones del tráfico en la calle

. una vez fui a cenar con un amigo y nos la pasamos tan bien que un señor nos dijo que “qué bonita pareja” jajaja…

. ojjj momento kodak, ¡¡¡cuando le alcancé a jalar el cabello a bicho en un paso peatonal!!! jajaja… ha sido el mejor resorteo de cabeza que he visto en la vida, sin esguince de cuello. jojo

. hay una amiga muy querida con la que en un taller, pudimos decirnos todo lo que nos queríamos y bueno, lloramos y lloramos de la emoción, ¡¡¡creo que nunca habíamos tenido chance de hacerlo!!! gracias Cesito, eres super especial para mi.

. otro momento kodak fue ver a mi hermana Heika en todo su esplendor materno cuidando a la Heiki enfermita, woo esa imagen nunca se me borrará de la cabeza, eres todo un ejemplo hermana.

. una vez estaban unos niños correteándose en un centro comercial y yo los estaba viendo como de cuatro años y uno iba de trajesito y le dice el otro: “no ya, dime ¿¿¿por qué te disfrazaste de licenciado???”

. la emoción que sentí cuando escuché la historia de la caída del muro de Berlín, en Berlín.

. y hablando de viajes, la emoción y paz que sentí cuando atravesé el pilar del templo Todaiji en Nara. y corrí a escribirle a Jamie, un buen amigo que me lo había recomendado.

. en Munich, conocí a Valiente -el niño de la foto- solo porque teníamos ganas de saludarnos.

. en el metro Chapultepec hay un señor que vende llaveros de cadenita y siempre me saluda porque tengo la cortesía de decirle “no, gracias”.

. el otro día tomé un microbus para ir sobre Ejército Nacional y el chofer traía canciones de Juan Gabriel a todo volumen y las venía cantando. Luego llegué a donde tenía que llegar y me dí cuenta que había olvidado un documento y cuando regresé me tocó subirme al mismo camión de regreso. El señor se puso bien contento y las chocamos. Y claro, ahora canté a Rocío Dúrcal.

. el otro día salí del metro Polanco y me propuse el ejercicio de poner atención a todos los ruidos. Descubrí que lo que más se oye, por encima de los carros y de los cláxons, es el señor que grita que arregla cortineros.

. por cierto, que de hacer este ejercicio en muchas veces posteriores, fue que obtuve muchos sonidos para escribir mi primer libro infantil, “Música en la Ciudad” (Espérenlo muy pronto)

. ¡¡¡Anoche por primera vez!!! Se me acercó el Charm que es el gato de Julieta, y muy monamente se me echó en las rodillas a ronronear para que le hiciera cariños. Todavía tengo que trabajar la alergia pero fue un momento mágico.

. Un día, llamaron a mi casa y preguntaron por Pedro, y le contesto, “no, aquí no vive, ¿le quiere dejar un recado?” (por instrumentos, jaja)

. la Heiki era bebé y de las primeras veces que se sentaba en la mesa de la cocina de mis papás, y se movía y se movía, y como que quería llorar, en eso mi mamá pregunta, “ah, ¿no estará muy apretada?” la alejan un poquito de la mesa y lanzo un suspiro de alivio. (tenía como…. ¿5 meses?)

. se nos retrasó un vuelo casi 3 horas. Cuando llegamos a DF y después de un aterrizaje especialmente terrorífico, el sobrecargo con un acento pochísimo nos dice por el micrófono “muchas gracias por su paciencia, más vale tarde que seguro” jajajaja!!!!

. en Costa Rica, el chofer de la camioneta me prestó su periódico, y le pregunto que dónde estaban los horóscopos, me contesta muy enojado que ese era un periódico serio. Cinco minutos después encontré los horóscopos, abajito de una nota relevante y seria: “sacerdote se vuelve cantante”

. ufff ¡¡¡una vez experimenté ser despertada por una patrulla que se estrelló en la calle!!!! joooo!!! contra una jardinera!!! tantito más y se mete al local de pilates que había al lado… chale! jaja

. en Guadalajara ahora en la Lluvia de Estrellas, tenía ganas de un helado flotante. Y voy preguntando en todos lados, y en ningún lado había. Al final llego a una heladería, y le digo a la señorita, “¿no tiene flotante?” y me responde: “no se lo maneeejo, (tono cantadito) pero tengo esta soda que es helado con refresco” (y le faltó decir… y flota!)

. Ayer domingo sin querer tuvimos una cena prenavideña hermosa, Huicho, Eloí, Carmen y yo. Hasta hicimos bendición en la mesa. ¡Una dosis de solemnidad no le hace daño a nadie!

. el lunes pasado cenamos tacos en el parque España y de ahí hicimos competencia de lanzamiento de zapatos, a las 11 pm… jojo…

. hoy el transporte público se puso en huelga conmigo, y del metro Sevilla a Risaterapia no me levantó ni un taxi, no se paró ni un camión. Lo tomé como señal de que hacía mucho no atravesaba caminando el parque México…

. ah como no, a petición de la veci, Pepe el Toro (nuestro nuevo portero) todos los días canta canciones de Bronco (sitevuelves a enamoraaaar…) e invariablemente se le cae el trapeador y suena como va madreándose en la escalera. jajaja!!!

. y hablando de rollercoasters, nunca olvidaré la carita de la Heiki cuando veía altísima la marca verde para subirse al vuelo de superman, ¡se moría por subirse! … y me decía… “pero sí he comido bien, tía Yeni…” (tenía como tres años…. aaawww!!!)

. en Leibnitz, casi llegando a Thiers, hay una casa súper vieja, se le cae la pintura, la reja está oxidada… pero tiene un letrero en la puerta principal, de cartulina y plumón, que dice: “hay alguien viviendo aquí”

. hoy en el changarrín de tacos de afuera de Rigoletti me tocó ver un momento suuuper kodak: un vendaval se llevó el cartón de los huevos y yo caminé justo a la velocidad en que caían estrellados en el piso como a medio metro de mis pies… (se rebelaron las aaaveeeeees!!!?¡???)

. una vez Chema y yo nos pintamos “moretones” con polvo de pastel seco y cuando fuimos a ver a Lorena le dijimos que nos habíamos peleado, y cuando vio uno especialmente grande en mi brazo le dice a Chema (en un tono muy de Lorena): “¿Vos le hiciste esto? Sos un bruuuutooooo!” jajaja…!!

. Beto Langarica y yo haciendo ruidos de los animales fantásticos de Harry Potter (soy especialista en Fawkes) y todos los nombres cajetos que les pusimos a los personajes de HP y del señor de los anillos, jejej…

. una vez a un taxista le caí tan bien, que cuando me di cuenta que no traía cambio, me invitó el pasaje.

. la otra vez me tocó un taxista guapísimo, parecía actor o algo… y me cohibí y ya no pude platicar nada.

. una vez hace muuuuucho, con Jorge Díaz, salíamos de los scouts y solo traíamos 13 pesos, cuando las latas de coca en las máquinas costaban 3, y nos encontramos una promoción en mcdonalds que decía 2 hamburguesas con queso x 10 pesos. entonces dijimos, una hamburguesa cada quien y compartimos el refresco. Y al meter las monedas a la máquina, ¡¡que se atoran!! entonces bien enojados nos pusimos a patear la máquina y órale! que caen dos latas, jajaja!

. ahora que volví a Suecia, mi avión voló por dos horas y luego nos regresaron a México, según porque se había roto un sistema de navegación. luego resultó que no, en realidad querían bajar a un pasajero “sospechoso” según el gobierno de USA. y supuestamente, buscaron por todos lados por material peligroso que pudo haber sido dejado en el avión. ¡bomba! (pronunciar como yucateco). el avión voló casi a un tercio más de la velocidad regular (1,200 m/h) y llegué una hora antes de mi vuelo de conexión. Lo mejor de todo es que la pantalla de l trayecto del vuelo era como si alguien jugara con su avioncito en el Iphone.

. me ha sorprendido el cambio de estaciones en Suecia, hace un mes los árboles estaban como muertos y casi todos los días he visto cómo van despertando. es emocionante 😀

. en mi break en México, me tocó ver cómo, a dos hombres que apilaban cajas de botellas de cerveza vacías, al poner justo la última en su diablito, se les cayeron todas, rodando por la calle. ¡momento kodak puro!

…continuará…

Anuncios


9 comentarios

La gran lista de cosas favoritas -más lo que se acumule esta semana-

Rescatando una nota de Facebook, sólo porque aquí es más fácil actualizarla constantemente.

Esta nota la traigo en la cabeza desde hace algunas semanas, cuando he visto “momentos kodak” en la calle o bien cuando algo especialmente me gusta, me recuerda algo de momentos pasados, o sella en la memoria ese efímero presente.

Seguramente esta nota siempre estará incompleta. Tal es la capacidad de asombro, cuando somos conscientes del milagro que nos rodea en todas las cosas, en todo lo que hay vida y se mueve, y cambia, reacciona, tiene emociones como cada uno. Es mi homenaje al gran ser del que formamos parte, el mundo, del cual tu, yo, tus vecinos, tus plantas, tu perro; somos una pequeña parte.

. ver llover

. el olor de la lluvia en el pavimento y en el pasto mojado

. el olor de las muñecas

. que un hombre guapo me sonría

. por cierto que para mí el hombre guapo lleva barbas bien peinadas, y tiene sonrisas grandes desde el corazón y ojos expresivos

. ver el atardecer siempre es bueno, significa que me hice una pausa de lo que estaba haciendo para regalarme ese momento

. ver el amanecer es aún mejor, porque dado que nunca me levanto temprano significa que estuve haciendo algo clavadísimo que realmente me interesaba, o estuve con alguien que me quitó el sueño de alguna manera

. la gente que huele bien

. quienes cuidan sus dientes y sus manos, me dan la impresión de que se quieren -cuidan su casa por así decirlo-

. me gusta morder la magnesia, porque sabe a la lluvia en el barro

. abrazar a alguien inesperadamente

. comer la nutella con el dedo, ¡¡¡mmmm!!!

. los jabones artesanales y aromáticos

. cuando a mi cama le pega un cuadrito de sol

. cuando aprovecho el cuadrito de sol y pongo una cobija verde o azul y se ve el reflejito del color en la pared

. los colibrís que se asoman en las ventanas

. las quesadillas con orillas de quesito quemado que hace Laura

. las manos de mi papá

. los mapas y los roadtrips con mi familia

. la bobez del Bicho

. que cuando alguien te sueña, te escriba para saludarte (gracias Bichito y Carmen)

. los abrazos de mi mamá

. encontrarme a gente que da abrazos gratis en las plazas

. cuando Bicho me canta a cri cri en tono de monstruo

. las galletas marías y las de animalitos me recuerdan a mi abuelita Rosita.

. el calorcito que se siente en la pancita y el pecho cuando te llega un mensajito del niño que te gusta diciendote “salimos?”

. rayar las paredes!!!! (a alguien le queda duda de eso?) 😀

. cuando estás pensando en una persona y de repente oh! te manda un mensaje o te llama… uuuhhhh…

. el helado sabor algodón de azúcar de santa clara.

. uuyyy el polvito de “porticos” ese del periquito que salía en las piñatas… mmm!

. las rachas cocineras que me dan últimamente… 🙂 (tienen que estar cerca para vivirlas jaja)

. ahhh!! como nooo!!! la sensación de vacío, ligereza y vuelo de cuando te subes a una montaña rusa, onda el vuelo de superman o la torre kilawea… yeeeiii!!!

. me gusta encontrar conexiones en gente nueva que conozco, como… uhmmm, yo te conozco de antes (o te reconozco??), creo que serás algo importante en mi vida, me recuerdas a un amigo, a un primo, a un hermano, a un amor…

. me gusta también por eso que me digan “aahh te pareces a la amiga de una prima…” porque me siento universal 😀

. que se tomen fotos en el sillon de mi casa!

. hacerles caras a los bebés que veo en la calle, en los camiones, en el metro… generalmente sonríen hermoso…

. mi parte favorita de hacer los diplomas de Rigoletti, ¡¡es sellarlos!! me acuerdo cuando de chica jugaba a la maestra con unos sellos de animalitos que mi mamá me regaló.

. me gusta mucho reírme, hasta que me duele la panza. pero me gusta más reírme de los suspiros incontrolables que dan después de reír tanto.

. las manotas de Anders.

. la cara de Grandpa Anders. (con sus lentes en la punta de la nariz)

. las avenidas de esta ciudad, bellísimas con jacarandas, como Cervantes, en la Granada. (Me refiero a DF)

. tener sesiones de estupidez con Huicho, Chimi, Isaac, Chamoy, Adriana y toda esa banda tan creativa… desde improvisar historias leyendo pedazos de libros hasta solo… reírnos de tonteras anteriores.

. y por cierto me encanta acordarme de la risa de todos mis amigos, cuando me acuerdo no puedo evitar sonreír.

. brincar en los charcos con la botitas de lluvia, yei!

. mejor aún, si no traigo nada delicadito, mojarme en la lluvia, yyeeeeeiiii!!!

. comer dulces retro de vez en cuando, hace poco me comí unos muéganos nipón.

. escribir cartas a mano… cada vez más.

. platicar con los taxistas de cualquier cosa.

. Anders aprendiendo español y encontrando todas las formas posibles de decir “órale”

. el salón corona, la cerveza y el quesito fundido de ahí, uuhhhmmmmmm!!!! 🙂

. mis sobrinos contando chistes. (y riéndose a carcajadas de ellos)

. las buenas historias de amor (yo tengo muchas, qué chido)

. platicar con mi abuelita.

. llevar a mis amigos de tour por pachuca. (soy buena, ehh!)

. ver a gente que se parece a sus perros (¿o al revés?)

. tomar un vaso de leche fría con un chocomilk no bien mezclado (se hacen como burbujitas de chocolate que truenan en tu boca)

. tomar agua de cantarito de barro.

. ver dormir a la persona amada. (y pueden ser papás, amigos, amor, bebés)

. estrenar zapatos

. estrenar una barbie

. el olor del consomé de pollo o del puré de tomate en la cocina me recuerda al comedor de mi kinder.

. ver a los niños pequeños cantar el Himno Nacional siempre me conmueve, pero me hace reír un poco cuando dicen “Al sonoro rugir de camión”

. los vendedores de globos, son tan coloridos.

. atrapar hilos de algodón de azúcar, cerca del algodonero que los hace.

. pasar horas en los museos de arte.

. hacer postres y compartirlos con los amigos y familia (arrocito con leche, panquesitos, torrejas, hot cakes…)

. caminar, caminar, caminar y sentir como se estiran esos tendoncillos en la cadera

. no tener culpas por echarme de vez en… muy seguido, unos buenos postres con crema batida -dígase: pastel de chocolate, pancakes, semlas…

. estar pensando en una persona y que de repente esa persona te llame o te eche un mensajito, ooohh, ¡experiencia paranormal!

. me gusta ver el cielo de noche. y la luna. y quisiera saber más de las estrellas

. despertarme medio cansada de un sueño intenso y casi real.

. aún mejor, ¡despertarme riendo de un sueño que no puedo explicar, porque pierde su chiste!

. encontrarme cosas raras en el suelo cuando voy caminando, como estrellitas de diamantina, guantes, rastas, clips y ligas del cabello de todos los tamaños.

. tirar “sapitos”, esas piedras planas que lanzas con efectos en un lago y que van saltando… digo, cuando me salen bien… 😀

. ver videos de gente que hace cosas asombrosas con el cuerpo, como parkur o paracaidismo, y sentir que yo lo puedo hacer también (aunque luego sepa que no, jeje)

. tirarme en un sofá de cabeza, o sea las piernas sobre el respaldo y la cabeza colgando hacia el suelo.

. recordar que de chiquita jugaba a ser astronauta.

… continuará…