El blog de Yenas

Curioseando y compartiendo


Deja un comentario

Día 12: Despedida 

Estoy en mi asiento del avión. Acabo de despedirme de casi toda mi familia que me trajo al aeropuerto donde voy de regreso a casa, en un vuelo largo y tedioso, después de unas vacaciones que se fueron como un suspiro. 

Me quedo pensando en mis papás, que hoy despiden de vuelta a dos de sus cuatro hijas. Y en mis dos hermanas que se quedan. Me quedo pensando como los aeropuertos son ese caldero de emociones en los que ves gente llorando de alegría o de tristeza. Me quedo sintiendo esa mezcla de añoranza que empieza a gestarse en mi corazón, cuando al abrazar a los que se quedan comienzo a preguntarme qué viene para el año, cuando nos veremos de nuevo, si nos veremos de nuevo. Comienzo a cuestionarme por qué tengo que hacer esto, por qué me voy, por qué vivo en otro país. A maquinar cómo hacer para venir otra vez, o para que ellos vayan a visitarme, cuándo y por cuánto tiempo.

Las despedidas son dulces y amargas a la vez. 

Cuando puedes ver a la gente que amas una vez al año, cada segundo cuenta. Es cuando puedes darte cuenta de la relatividad del tiempo, cuando un vuelo de 20 horas es larguísimo en comparación con los días que puedes ver, abrazar, besar, escuchar y reírte con la gente que eliges ver, con los más importantes de tu lista para cerrar el año. Con personas, dentro de la familia o de los amigos, con los que sabes que retomas la conversación en donde la dejaste un año atrás, como si no hubiera pasado el tiempo. La despedida marca ese momento en que seguiremos nuestro camino, pero acompañándonos, siguiendo nuestros pasos, sin mucho ruido, sin selfies todo el tiempo, pero con mensajes de amor y apoyo, con la conciencia de lo esencial que construye cada uno de nuestros días.

Que donde dejaste a una pareja ilusionada, encuentras a una nueva familia. Los que tenían dientes de leche ya estiraron su estatura y tienen sonrisas nuevas. Los que empezaron con una semilla a seguir su vocación, ahora son exitosos y luchan por mantenerse en pie y creciendo. Donde han habido separaciones y desacuerdos, la vida ha curado las heridas, ha seguido y dado más bendiciones de las esperadas. Y para mí es un privilegio poder ver estos momentos en la intensidad de la esencia, emocionarme con sus relatos, llorar con los videos, reírme con la anécdota. Jugar, abrazar y reír como si no fuera a haber un mañana. 

Gracias despedida. Aunque me dueles, me traes al aquí y al ahora con todo mi ser para las personas que más me importan en la vida. Me despojas de lo superfluo para enfocarme en lo estructural. Para apreciar la belleza del momento, aceptándolo así como viene, sin tiempo para juzgarlo y en cambio, con impresiones mentales que se quedarán conmigo siempre. 

Anuncios


1 comentario

Día 11: De causas y efectos, barcos y mi madre

Traigo un rush de energía provocada por la fantástica sensación de treparme al mástil de un barco construido en 1922. Cotorreamos, nos tiramos en la cubierta, luego ayudamos a bajar las velas (otros las habían izado), y hasta tomamos un poco el timón al entrar de vuelta a la ciudad… ¡Pasé enfrente de mi casa manejando por unos minutos un barco de 90 años de edad! Para poder hacer esto tuve que tener una comadre curiosa y creativa como Daniela. Y para que eso pasara, tuve que haber venido a vivir a esta ciudad y a este país por un esposo increíble como Anders. Y para eso tuve que haber venido a visitar a una alma gemela loca como Isabel. Y para eso tuve que haberme puesto las pilas chambeando y ahorrando. Y para esto tuve que haber recibido un montón de impresiones e inspiración de viajes que había hecho anteriormente en la vida, viajando con mi familia. Y para eso tuve que haber ido a la escuela y haber aprendido un montón de cosas que me iban a servir algún día. Y para esto tuve que haber aprendido a leer, y para eso tuve que haber estado sana por muchos años de mi vida temprana, sana y feliz, creciendo en una familia estimulante, con hermanas inteligentes, un papá risueño y entrón que tiene por filosofía probar todo antes de decidir que no te gusta.

Y para todo eso tuve que haber nacido.

Y para eso, ALGUIEN, en su más valiente y generosa decisión, eligió acogerme en su cuerpo y en su corazón. Decidió que era el momento adecuado para que este pequeño parásito de su cuerpo, siguiera creciendo y aplastándole las tripas, cortándole la respiración y evitando que se amarrara sola los zapatos por algunas semanas de su vida, para decidir junto con su cómplice que había suficiente dinero en la cartera o que lo conseguirían de alguna forma, para que pudieran poner un quinto lugar sobre la mesa.

Entendiendo que llegado el momento, me iba a tener que abrir paso entre sus entrañas rotas, y luego pararme y caer, pararme y caer, pararme y caminar, caminar y caer, caminar y correr y caer y rasparme las rodillas, y caerme mil veces más, y luego en algún punto, volar. Y todo eso le iba a doler A ELLA.

Y entonces, ella dijo que sí. 

Y su felicidad se multiplicó, aunque seguro que hubo momentos que se moría de miedo.

Un sí de ella hace muchos años, un sí consciente, maduro, meditado… eso bastó para que yo pudiera estar hoy aquí escribiendo de cómo vi el mar desde lo alto de un mástil, mirar hacia el oeste y pensar en ella, en él, en ellas, en ellos… que han sido el viento sobre el que mis alas reposan cada vez que “vuelo” en una experiencia que la vida me regala, y yo sé que también para ellos soy un poco del viento que sostiene las suyas. La vida. La vida que comienza con el sí de una mujer y mejor aún, las vidas de miles que están llenas de amor y bendiciones, por el sí pleno y consciente de las mujeres que son libres para decidir, y que no sólo dan la vida sino que dan la vida. 

Gracias, Toto. 


Deja un comentario

Día 08: Día libre

Me han dicho que trabajar más de 40 horas a la semana raya en lo poco sano, y yo, que soy una workaholic medio intensa, he tenido que poner gran esfuerzo en adaptarme al ritmo de vida más lento de este  país. 

Le insisto a mi jefa que me deje trabajar toda la semana, pero por una cosa u otra, es común que tenga un día libre bastante seguido. 

Y antes pensaba, “más de lo que yo quisiera” pues día libre significa un día menos de sueldo.

Pero al pasar de los meses he aprendido a apreciar los días libres (que no son los fines de semana).

Seré honesta, mis primeros días libres eran como cualquier fin de semana largo. Dormía hasta muy tarde, me levantaba y hacía dos comidas del día en una, me quedaba leyendo en la cama o jugando videojuegos, como una adolescente que no quiso ir a la escuela.

Gracias a que me discipliné un poco (y a que al final del día no me sentía descansada con ese régimen perezoso), mis días libres ahora son un lienzo en blanco, y ahora, en las horas bien planeadas, surge una gran inspiración para expresar un montón de creatividad, buscar otros empleos, tejer, pintar, ir al museo sola, hacerme un buen smoothie después de una intensa sesión de ejercicio o darle atención a mis plantas. Hasta limpiar es divertido. 

 

Aquí, el avance de un boceto en tinta de jamaica…

 
Por cierto que, gracias a mis días libres puedo también dedicarle tiempo a las chambas freelance cuando las hay, y también al trabajo voluntario que puedo hacer con organizaciones. 

Hace unos años, siempre me faltaba tiempo. 

Y por eso, ahora agradezco los días libres que me enriquecen de otras maneras. 

Y como dijo Mick Jagger, ¡a descansar cuando me muera! 😁


Deja un comentario

Día 03: Lucha

Ayer jueves y hoy viernes, tuve la enorme oportunidad de estar cerca de tres mujeres muy inspiradoras y aquí contaré brevemente por qué.

  • Luz Paula, una investigadora mexicana radicada en Suecia. Vino a platicarnos sobre el problema de la minería en México y de cómo ésta, más que beneficios provoca injusticia social y con ello le sigue dando la vuelta al rueda de la injusticia, pobreza y desigualdad, concretamente compartiendo casos de resistencia comunitaria en la zona de la Montaña y la costa chica en Guerrero, México. Échenle un ojo al post que publicamos resumiendo su plática.
El grupo de Solidaridad Ayotzinapa-Suecia con Luz Paula.

El grupo de Solidaridad Ayotzinapa-Suecia con Luz Paula.

  • Nélida Ayay, una activista peruana de origen indígena que junto con los pobladores de Cajamarca, son parte de un movimiento de resistencia contra la minera Yanacocha, que pretende explotar recursos mineros en su comunidad, destruyendo recursos naturales, y en especial, el agua. El movimiento de resistencia contra la minera lleva ya varios años y hasta el momento han logrado mantener a raya el avance del proyecto, pero no sin haber perdido vidas humanas y bajo un terrible acoso constante por parte de la policía corrupta.
  • Núria Frigola, que dio imagen, sonido y voz a la lucha de los habitantes de Cajamarca a través del documental “Hija de la Laguna”, con el cual están recorriendo el mundo, para que la gente se entere de lo que está pasando y apoye su lucha.
Mi amiga Ninfa y yo (al centro) con Núria y Nélida.

Mi amiga Ninfa y yo (al centro) con Núria y Nélida.

Gracias Luz Paula y Nuria. El comprender que el mundo tiene las prioridades patas arriba, es de hecho, un gran regalo. Implica que al abrir los ojos a las injusticias, necesitamos movilizarnos, pues el que no nos afecta directamente no significa que no sufriremos las consecuencias a largo plazo. Significa que tenemos que hacernos más humanos, más empáticos y comprender por lo que pasan aquellos que estarían literalmente “sentados en oro” sin que puedan hacer mucho, ya que viven bajo una gran presión para ceder sus tierras, que es todo lo que tienen, para que una industria sin escrúpulos las explote, envenene y las deje inservibles;  con ello mate a miles de especies animales y vegetales, dejando la tierra inservible para cultivo e intoxicada para quienes viven sobre ella. La información en este caso, es vital para que estemos conscientes de que la minería es una industria que debería dejar de existir, si es que su impacto negativo es totalmente devastador y pesa más que el beneficio a corto plazo que ofrece (supuestamente). Para entender que debido a nuestro consumismo irresponsable es que le damos excusa perfecta a estas grandes trasnacionales para que vayan a esos países, e intenten invadir, manipular y saquear a los dueños legítimos de las tierras; y extorsionar y coludirse con las autoridades que mantienen políticas débiles de protección a los pueblos indígenas y al medio ambiente, para enriquecerse a costa del sufrimiento y muerte de los más vulnerables.

Gracias Nélida. El que una persona como tú haya salido de su zona de comodidad, se esfuerce en estudiar y prepararse para defender a los suyos, en perseguir lo que es correcto y dejando de lado todo interés personal, es una gran inspiración, en un mundo lleno de apariencias, cada vez más individualista y cegado por la falsa ambición del éxito. La gente ve en ti a una líder natural, que por sus habilidades, su inteligencia y decidida acción, inspira a los otros a mantener su postura pese a todo. Acciones que, además de todo, están basadas en la resistencia pacífica, el ejercicio pleno de sus derechos y en la confianza que se tienen como comunidad. Esta es una lección para todo el mundo.

¡Oigan! ¡Pónganse a leer sobre la minería y sus atrocidades en todo el mundo, que nadie se salva! Desde Wirikuta hasta Öjnareskog en Suecia. En todos lados, la minería amenaza zonas naturales, ecosistemas, comunidades y culturas.


2 comentarios

Día 02: Colores 

Todos los días trabajo con colores. Tomo un gran muestrario Pantone, encuentro un tono que me envía un cliente, encuentro el color en la gama Oracal y trato de igualarlo en la pantalla. 

Mis ojos tienen una buena memoria cromática. A veces ya no tengo que tomar el muestrario, solo busco en mi propio archivo mental una combinación de números y letras que le dan nombre a un tipo de color. Y es fantástico corroborar que era el color indicado. 

El otro día hice una prueba de esas de Facebook, si podía reconocer los colores distintos en la pantalla. Las diferencias se iban haciendo cada vez más sutiles, y fallé solo una. “¡Felicidades, tienes ojos de halcón!”. 

Pero luego leí que los animales no pueden ver en colores. Ven blanco y negro y tal vez a veces detectan algunos tonos de rojos o azules. Qué triste pensar que se pierden de tantas cosas bellas por color, como las flores o un hermoso atardecer… 

Sé que mi vista es un bien que no durará por siempre. Empecé a usar lentes a los 24 y desde entonces se deteriora cada día. Tal vez algún día ya no podré distinguir las diferencias sutiles de los colores. Quién sabe. Pero trato de guardar en la memoria todos los colores y formas que me gustan para que cuando todo esté negro, yo cierre los ojos y vea colores. 

Gracias vista, gracias colores. 

 
Esta foto la tomamos en Delsjön, un lago que está en Gotemburgo.  El mismo lugar ofrece un espectáculo de colores, luz y sonidos diferentes en cada estación del año. ¡Uno de nuestros lugares favoritos! 💙


2 comentarios

Día 01: Respirar

Inhalar, exhalar. 

Llenar los pulmones de aire limpio (y estirar el cuerpo al mismo tiempo). Respirar importa…

Ahí está, “El Comal”, llegando a Omitlán, Hidalgo. Foto de Luis Delgado.

Cuando éramos chiquitas e íbamos manejando, pasábamos por una pequeña carretera en las montañas y había una piedra gigante colocada en apenas unos puntos de superficie. Mi papá nos decía: “Ya vamos a pasar por la piedra, y si respiran muy fuerte, se va a caer… No respiren en 3… 2… 1…” Y mis hermanas y yo llenábamos nuestros pulmones de aire y contábamos mientras manejábamos junto a la famosa roca llamada “El Comal”.

Ahora la base está reforzada con piedras (y de todas formas, nunca estuvo en riesgo de caerse por cómo respirábamos), pero aún cuando pasamos por ahí, o dentro de un túnel, jugamos a contener la respiración. Esa piedra nos dio la noción que respirar importaba, respirar poco o mucho, incluso contener la respiración podía hacer la diferencia.

Respirar importa. Además de llevar oxígeno y vida a todo nuestro cuerpo, también nos trae al aquí y al ahora, nos puede despertar con un buen bostezo o indicar si tenemos miedo, estamos agitados, cansados o excitados.

La respiración es vida, y mi primer día de gratitud va para el increíble milagro de respirar. ¡Gracias! 😁


Deja un comentario

Día 0: 100 días de Gratitud

He tenido este espacio un poco abandonado, y al mismo tiempo han pasado tantas cosas en la “vida real”. Muchas satisfacciones, tristezas, trabajo, cansancio y un poco de todo.

"Si la vida es un viaje... te deseo buen camino".

“Si la vida es un viaje… te deseo buen camino”.

En las últimas semanas he vivido una serie de cambios que he tenido que vivir de forma un poco aislada, un tanto por el choque del lenguaje, el choque emocional y hasta hormonal. Ja. Y aunque no ha sido tan sencillo ni me he sentido feliz en el proceso, lo importante es recuperar el aprendizaje y digerirlo.

Pues bien, para volver al balance de cuerpo, alma y mente, he decidido empezar una pequeña serie: 100 días de Gratitud.

¿Te gustaría iniciar este viaje conmigo?

Bien, pues este es el día 0 (cero). A partir de mañana, todos los días escribiré algo por lo que estoy agradecida, sea pequeño o grande. Sígueme por acá, comparte si compartes… al final son 100 cosas (al menos) por las cuales estar agradecida.

Usaré las etiquetas: 100días gratitud, entre otras que surjan del propio tema. ¿Qué será?