El blog de Yenas

Curioseando y compartiendo


2 comentarios

15/09/2011: MÉXICO: Un minuto de silencio en nuestras fiestas patrias.

Amigos, por favor lean este artículo.

Sugiero que para las celebraciones del 15 de septiembre, incluyamos un minuto de silencio por los caídos en la guerra contra el narcotráfico en nuestro país. A la distancia, es el mínimo homenaje que podemos rendir a nuestros conciudadanos que siguen allá, dándole con todo en México.

Compartamos este link con todos los mexicanos en todo el mundo, para que en donde estemos, hagamos este pequeño acto de solidaridad con nuestras familias y nuestras ciudades. Especialmente, quienes estamos fuera de México no podemos pasar por alto esta fecha y este homenaje.

Y si no eres mexicano, pero conoces a personas mexicanas, aprecias la cultura mexicana o simplemente piensas que lo que está pasando en México ESTÁ MAL, ayúdanos a difundir este evento.

Abrazos.

http://www.elpais.com/articulo/reportajes/mexicanos/valientes/elpepusocdmg/20110619elpdmgrep_1/Tes

Sigue en twitter el tag #mex150911

If you can read spanish, please read this article (end of this post).

I suggest that for our mexican celebrations (september 15th) we all include one minute of silence for all the people that have died during the so called “war against drug traffic”. At a distance, this is the very least we can do as a tribute to all of them and to all of the mexicans, our families, that everyday have to endure the violence in Mexico. Let’s share this link to everyone we know, specially mexicans all around the world, so that, wherever we are, we participate in this little but solemn act. We can’t be indifferent to this fact, let’s solidarize with our families, friends and cities back in Mexico.

And if you are not mexican, but still know mexican people, appreciate mexican culture or believe that what’s happening in Mexico is just WRONG, please help us spreading the word!

Many hugs!

http://www.elpais.com/articulo/reportajes/mexicanos/valientes/elpepusocdmg/20110619elpdmgrep_1/Tes

On twitter, follow the tag #mex150911

Anuncios


8 comentarios

Política

Acabamos de ver una película que nos dejó mudos. Así, mudos. Y no puedo decir que de vergüenza (viéndola con dos suecos y un español) porque también se muestran cifras de otras partes del mundo, pero sí de impotencia, de desesperanza un poco, de sentir que estas enormes malas noticias gritan tanto que casi apagan las noticias buenas que son pequeñitas, y que hacen poco ruido pero ahí están.

Ahí el link de la película, consíganla, véanla. Es fuerte. http://www.imdb.com/title/tt1257579/

Así que ¿qué es la política?

Difícil. En este país, el gobierno, convenientemente, ha desperdigado la visión de que la política es una cosa muy aburrida, y pues, que mejor ni hablar de ella. Pero eso sí, si un candidato ofrece regalar una cachuchita, una playerita o un vasito estampado, ahí tiene a un montón de gente haciéndole mitote para que voten por él. Nos han vendido la idea de que está bien enajenarse viendo el fútbol y las telenovelas. De que, pues mejor para qué te enteras si en una de esas hasta te puede tocar “un hueso”.

Entonces nuevamente… ¿qué es la política? Pues bien. Aquí va lo que copio del diccionario de la RAE y luego digo mi propia visión de lo que entiendo y creo que debería ser. Marco con negritas las partes que me interesan analizar.

político, ca.

(Del lat. politĭcus, y este del gr. πολιτικός).

1. adj. Perteneciente o relativo a la doctrina política.

2. adj. Perteneciente o relativo a la actividad política.

3. adj. Cortés, urbano.

4. adj. Cortés con frialdad y reserva, cuando se esperaba afecto.

5. adj. Dicho de una persona: Que interviene en las cosas del gobierno y negocios del Estado. U. t. c. s.

6. adj. Denota parentesco por afinidad. Padre político (suegro) Hermano político (cuñado) Hijo político (yerno) Hija política (nuera)

7. f. Arte, doctrina u opinión referente al gobierno de los Estados.

8. f. Actividad de quienes rigen o aspiran a regir los asuntos públicos.

9. f. Actividad del ciudadano cuando interviene en los asuntos públicos con su opinión, con su voto, o de cualquier otro modo.

10. f. Cortesía y buen modo de portarse.

11. f. Arte o traza con que se conduce un asunto o se emplean los medios para alcanzar un fin determinado.

12. f. Orientaciones o directrices que rigen la actuación de una persona o entidad en un asunto o campo determinado.

Para consultar éste y otros términos en el Diccionario de la Real Academia Española haz click aquí.

Bueno. Entonces aquí vamos… el desahogo y mi opinión general.

Doctrinas hay muchas. Hay conservadores y liberales. O de centro, derecha o izquierda. Y también se habla de relaciones “políticas” pero bueno, entonces entiendo que la política se da entre relaciones de personas, es decir, todos hacemos “política” en todo momentos. También se habla de cortesía, de planeación y de actividad. Entonces me parece que no somos tan ajenos, pues en teoría, todo ha sido planeado, ejecutado y practicado bajo ciertos lineamientos políticos. De todos se espera cierto comportamiento o ciertas deferencias o cierta consideración. Incluso y hablando de la suegra, pues es política hablar con corrección y mantener una relación -sino amistosa- cuando menos llevadera.

Hasta aquí todo va bien y me parece que entonces, claro, todos tenemos algo que ver en la política, aunque parezca o nos hayan dicho que no es así.

La palabra que no se menciona ni por error en estas definiciones es el PODER. Y aquí es donde se tuercen las cosas, y no poquito… se tuercen muchísimo, en recovecos que no alcanzamos a imaginar. Y aquí es donde políticamente, diplomáticamente, nuestros políticos nos enseñan otro tipo de cosas, hacen magia con la mano visible y con la mano oculta esconden lo que no quieren que veamos. E incluso, nuestro presidente está de repente más preocupado porque la guerra contra el narco está espantando a los turistas… tengo mi opinión al respecto. Nuestro gobierno sigue siendo un gobierno mediocre porque nosotros la gente, somos mediocres y nos hemos creído el cuento de que la política es muy aburrida. Pues en esencia no me parece mal ese asunto de planear, ejecutar y luego simplemente ser cortés y urbano. Pero al poder no le han enseñado la ética, y la palabra “comunidad” suena a marxismo, y eso suena a revolucionario, revoltoso… en fin, peligroso. El poder, esa sensación de controlar todo y a todos, de obtener lo que uno quiere aún a costa de muchas vidas, pasadas, presentes y futuras; crea una especia de adicción entre los que están dentro de él, y al poder enfermo (porque sí creo que el poder puede ser bien empleado) no le gustan ni las revoluciones ni la gente pensante.

Así que haciendo esto, distrayéndonos de lo que realmente sucede, también nos han eliminado del código este asunto de que… la política es también la “Actividad del ciudadano cuando interviene en los asuntos públicos con su opinión, con su voto, o de cualquier otro modo.” ¡Ciudadano! ¿Ciudadano? Sí, efectivamente. Pero cuando un ciudadano se junta con otro, y esos dos con otros dos y esos cuatro con otros cuatro y así sucesivamente… entonces tenemos una fuerza de voz y de ejecución enorme, que tendría que estar dándose cuenta de que algo no marcha tan bien. De que, mientras en países desarrollados se pagan más impuestos, también tienen un nivel de vida mucho muy asegurado. De que, si los dejamos, los políticos podrían estar vendiendo a nuestro país literal o figuradamente, en una plática de café, y que, si no hacemos algo, el criminal le sigue pasando su cuota a la policía para hacerse de la vista gorda.

Otra muy desgraciada circunstancia de mi querido país, es que tenemos por vecinos en el norte a la peor mafia política del mundo, los “yunáited” o “gringolandia” como le llaman en esta película. “Tan lejos de Dios y tan cerca de los Estados Unidos” reza el dicho popular. Y estos vecinos nuestros se han asegurando de vendernos “el sueño americano” al igual que al resto del mundo. Pero lo hacen porque les encanta sentirse los hermanos mayores de todos, sentirse protegidos por un dios que les da licencia para matar y para hacer cosas atroces en su nombre y especialmente, para arrebatar los recursos de otros países que no acaban de encontrar su identidad, como el nuestro, creo yo. Nos hemos encargado de abrirle las puertas, de permitirles que nos traten mal, de que nos vendan toda su basura, sus estereotipos y sus desenfrenos. Y sobre todo, de pensar que su sistema político es infalible, el de privatizar absolutamente todo, el de dejar desprotegidos a quienes no tienen nada y a la supremacía de la raza dominante (y no hablo de una etnia, sino básicamente la que sigue el juego).

Nota: hablo de la CLASE POLÍTICA, evidentemente mucha de mi familia cercana y amigos se encuentran viviendo en Estados Unidos, aprovechando oportunidades que en este país no tendrían. Hablo excluyentemente de aquellos que detentan el poder, y de quienes no son suficientemente abiertos o son demasiado ignorantes y son la base para ese sistema. Pero no puedo negar que en EUA existen también mentes brillantes y corazones nobles, como en cualquier país.

Y ¿qué hay de nuestros vecinos del sur? Me parece que en Latinoamérica, hay países que aunque están en situaciones mucho peores que México, han despertado a una conciencia diferente -por medio de caminos tortuosos, hay que decirlo- y están tratando de resolver sus problemas internamente y sin la intervención de los Estados Unidos. Desafortunadamente, estos vecinos han sido satanizados por el hermano berrinchudo, y la imagen que tenemos de ellos es lo peor, lo que menos desearíamos que pase en nuestro país, más dictadura, más pobreza, más crimen. Y sin embargo retienen su soberanía y no dudo que países como Chile y Colombia estén avanzando localmente con pasos más firmes que México. Además, compartimos tanta riqueza cultural, tanto de nuestro carácter, tanto de nuestras tradiciones, que al menos yo no entiendo cómo no hemos volteado hacia el sur y nos aliamos con quienes tenemos mucho más en común. EUA nos hizo creer que somos “el hermano mayor latino” y ahí estamos, imponiendo visas estúpidas a los latinoamericanos para entrar a México, quéjandonos de cómo tratan a los mexicanos en la frontera norte y haciendo lo propio en la frontera sur.

Ahora que me encuentro en este país del norte, creo que he ampliado mucho mi visión respecto a la política, porque he tenido la fortuna de interactuar con personas de muchas partes del mundo, de diferentes países de Asia, de distintas partes de África, europeos, latinos, y gente del Oriente Medio. Todas son personas valiosas porque estamos en un país en donde un iraquí, un iraní y una mexicana pueden trabajar juntos sin problema. Donde podemos abrir un debate sobre el la Guerra de 30 años (entre protestantes y católicos) con público musulmán. Con la misma avidez que nos preguntamos cosas unos sobre otros, nos damos cuenta que muchas de las mentalidades de los pueblos son manipuladas por sus gobiernos. La gente, los ciudadanos comunes ¡podríamos ser amigos siempre! los gobiernos, los gobernantes y los poderosos empresarios son a quienes les conviene sembrar desinformación sobre las religiones, racismo e ignorancia sobre los derechos y obligaciones de cada parte, a los ciudadanos. En cada persona que he conocido, he encontrado actitudes y valores muy especiales y únicos.

¿A qué voy con todo esto?

Ningún gobierno es perfecto. Cada gobierno tiene sus piedritas en el zapato. Algunos chiquitas, que nomás estorban un poco al caminar. Otras más o menos, son de esas que te quieres esperar a llegar a algún punto a sacarte el zapato, pero en cualquier momento no podrás ignorarlas más. Otros países, por desfortuna, tienen piedras enormes, o peor aún, sus zapatos se convirtieron en piedra.

Algunos hechos rápidos sobre la política en Suecia.

Bajo la premisa anterior, no estoy afirmando que el gobierno del país en el que me encuentro actualmente sea el modelo perfecto. De hecho, como lo expuse en algún artículo anterior, me parece que tanta perfección deshumaniza y entonces ya no es perfecto. Sin embargo, me interesa puntualizar algunos datos de la vida en este país que me parecen un buen modelo a desarrollar, y que empiezan desde la conciencia de cada persona, pues eso sí, aquí no sólo no ignoran la política, sino que la se interesan en ella y platican y critican mucho.  Se está siempre al pendiente de las noticias, se está informado. Es la mejor herramienta que la gente tiene para mantener un estado de bienestar que ha sido ganado tras una muy larga historia.

– Suecia es un país viejo. La última guerra que vivió fue hace más o menos 300 años. A mediados del siglo XIX y durante el siglo XX, todos sus grandes movimientos políticos y territoriales (como la independencia de Noruega) se han dado de forma pacífica. ¿Qué hacía México hace 300 años? Bueno, básicamente éramos una colonia española. Nuestro país es muy joven y nos falta mucho camino por recorrer.

– La forma de gobierno en Suecia es una monarquía, parlamentaria, democrática y socialista. ¿Cómo? Bueno leyeron bien. Todos estos términos, que nuestros queridos vecinos capitalistas nos han dicho que son el mismísimo demonio, están juntos en una misma forma de gobierno en este país, al igual que en Noruega y Dinamarca, otros dos países escandinavos que ocupan los primeros lugares en PIB mundial, estado de bienestar y todo lo deseable en el primer mundo. No así Islandia y Finlandia, los otros dos países escandinavos, que son repúblicas parlamentarias, o sea que ahí no hay monarquía, pero son sistemas en los que la gente participa muchísimo y que tienen la misma base…

¿Cómo funciona la combinación? Bueno, aquí básicamente lo que ha sucedido es que los reyes suecos, desde muchos años atrás, previeron este asunto de las revueltas sociales y entonces, incluso antes que la Ilustración, se dedicaron a educar a la gente. Entonces la democracia para elegir a los gobernantes de representación social (primeros ministros) se dio casi de forma automática. Los reyes tienen calidad de representación y algunas atribuciones políticas, pero muy pocas. Dan como el visto bueno, digamos. En Noruega sí existe el voto de calidad del rey, que hizo que, durante una de las guerras mundiales (no recuerdo cual) Noruega fuera neutral, después de que el parlamento había aprobado participar en la Guerra con los aliados. Pues el rey ejerció su voto de calidad y permanecieron neutrales.

– La base del sistema político son los impuestos. Aquí un empleado promedio paga casi el 65% de sus ingresos en impuestos. ¿Quéeeee? Pero al mismo tiempo estos impuestos garantizan educación gratuita de altísima calidad, guarderías, permisos por cuidados maternos de hasta un año, por cuidados paternos de hasta dos meses, (al mismo tiempo, qué tal), atención médica casi gratuita y regulación en políticas de absolutamente todo: renta, venta de medicamentos, venta de autos, políticas ambientales, venta de alcohol. Esto funciona bien, por ejemplo: La venta de alcohol está sistematizada y monopolizada por el gobierno a través del System Bolaget, que son tiendas enormes, como un supermercado de puro alcohol. El gobierno controla quiénes venden y a qué horarios (hay que prever tu adquisición para el chupe del viernes). El alcohol, al igual que el tabaco son sumamente caros (con esto se previene el exceso, en teoría). Pero son tan caros porque todos los impuestos que generan van a su contraparte y se aplican en sistemas de salud y rehabilitación de adicciones. Los medicamentos también estuvieron controlados por una sola entidad de gobierno (Apotek) que regula los precios de los medicamentos y controla cuáles se venden con o sin receta. Ahora, aunque son un organismo descentralizado y no gubernamental, el gobierno asegura que los medicamentos sean accesibles en precio (contra lo que harían las farmacéuticas en los países capitalistas).

– Contrario a lo que muchos piensan, se pagan impuestos por los autos, y de hecho mucho muy altos (mucho más que la tenencia de la que tanto nos quejamos en México). Es casi imposible comprarte un auto nuevo. ¿Por qué lo hacen? Bueno, si captaron la estrategia detrás de la venta del alcohol, se aplica de la misma manera en los autos. Los impuestos que generan los autos se van directamente a las políticas ambientales. En Estocolmo por ejemplo, se te aplicará un impuesto extra si quieres manejar en ciertas zonas muy pobladas. Esto desanima a la gente de usar el carro tanto y mejor toman el tren, con lo que  el tráfico de hora pico aquí es como un miércoles a las 11 en reforma, o sea… nada. De los impuestos obtenidos de esta manera se mejoran los sistemas de transporte público, se rehabilitan parques, jardines y enormes áreas naturales que son de acceso gratuito. ¡Cachín!

– Otra base muy fuerte de la política cotidiana son los sindicatos. Aquí los sindicatos tienen una fuerza tremenda, las empresas son las que tienen que someterse en muchas ocasiones a la voz de los sindicatos, que protegen a los trabajadores de abusos laborales, tabuladores de sueldos, vacaciones, etc. A cambio, los sindicatos avalan la educación de sus trabajadores, por lo cual, un trabajador afiliado a un sindicato es un trabajador garantizadísimo. Es un ganar-ganar redondo. Analicen en qué situación se dan nuestras relaciones laborales y nuestros sindicatos.

– El partido que detenta el poder en este momento es un partido de derecha moderada, los “moderaterna”, que rigen el país después de una larga tradición socialdemócrata de izquierda desde los años 70’s. Se han hecho algunas reformas conservadoras que han balanceado no caer en extremos, sin embargo muchos derechos individuales y colectivos ya han sido asegurados. (Estos cambios del partido de derecha se han aplicado sobre todo a la parte económica y por eso la corona sueca es ahora una de las valutas más fuertes del mundo y aunque se ha visto afectada por la crisis europea, no parece haber al menos a mediano plazo, una recesión en vista). Por eso es un país que tiene a la equidad en todos los sentidos, y digo tiende porque aunque no se ha logrado, digamos que ahí la llevan: equidad de género -igualdad de oportunidades y deberes para hombres y mujeres, y esto empieza desde la educación en la casa-, igualdad de oportunidades laborales para personas de cualquier edad, y condición, acceso a educación gratuita y pensiones cuando eres estudiante por toda tu vida -esto significa que si quieres estudiar el gobierno te da prestamos para que vivas mientras estudias, si tienes hijos, etc.- ya les decía de los permisos por cuidados maternos y paternos, el seguro social que te cubre desde una enfermedad de tres días (cualquier neumonía, etc.) hasta accidentes y cáncer (aquí los seguros de vida o de gastos médicos mayores solo se contratan cuando viajan al extranjero, o sea, fuera de Europa o por cuidados dentales), libertad de culto (gobierno laico), etc. etc. etc. Faltan cosas, y me gustaría puntualizar que todavía no se logra, por ejemplo, que las mujeres y hombres ganen el mismo salario cuando trabajan en el mismo puesto… Pero ahí la llevan.

Como quien dice si pagas tu 65% de impuestos… lo que te queda es para que hagas prácticamente lo que quieras.

No quiero extenderme mucho más hablando de Suecia, sólo podría decir una última característica que me llama la atención: Estos ciudadanos tan informados no le sacan la vuelta a los problemas. Los medios informativos muestran también el otro lado de la moneda, aquello que todavía hay que arreglar: Racismo, inequidad, suicidios, problemas sociales como disfunción familiar, mafias de crimen, redes de prostitución, bullying y un montón de cosas más. En algún mail leí que los europeos en general se enfocan a hablar bien de sus países para generar más desarrollo e incluso turismo. ¡Eso es mentira! Los europeos se quejan de todo, pero no se quedan en la queja, esa es la gran diferencia. Muestran lo que está mal como una forma de mirarse a sí mismos. Son perfeccionistas y a veces yo pienso que hasta en lo más ocioso, (como crear estándares para todo, incluso para lo que yo creería que no es estandarizable). Pero ante todo son mucho muy honestos y exigentes consigo mismos, y eso, ese acuerdo político y social, es el que hace que este sistema funcione. La gente cree en su sistema y lo obedece, por eso luego no hay policías en las carreteras o en los bancos… ¡Se confía en que la gente obedece! Si hay turismo es porque, aunque los franceses, los ingleses o los italianos te traten con la punta del pié, pues Torre Eiffel, Big Ben y Galleria Uffizzi solo hay una en el mundo. Se dedicaron a desarrollar a su sociedad y a producir cultura y conocimiento. Bingo.

“…con su opinión, con su voto, o de cualquier otro modo.”  Conclusiones.

Ya me cansé de escribir. Pero no me he cansado de generar ideas. Si leo este artículo seguramente está largo y un poco anacrónico; pero al menos me he desahogado y creo que estoy haciendo pensar a más de uno… ¡Ojalá!

Por ahora lo dejo aquí, lo dejo en la conclusión de qué tendría que pasar en la política:

1. Los ciudadanos deberíamos estar más enterados de nuestras leyes y participar más activamente en la parte de la planeación de la política ¿qué país queremos? los políticos nos marearían menos con sus cantinfleadas si estuvieran conscientes de que le hablan a una masa crítica y no a una bola de borregos que vendieron sus votos. De repente en muchos de mis conocidos y una gran cantidad de gente veo que al menos sabemos lo que ya no queremos. ¡Me parece muy buen inicio! Yo me comprometo, personalmente, a informarme cada vez más en asuntos de política para poder exigirle mejor a mis gobernantes y vivir en el país que quiero.

2. Los gobernantes deberían tener una conciencia ética mucho más aguda, una integridad a prueba de todo. ¿pero cómo? pues hay que ponerles el foco a los corruptos, políticos y empresarios y al bote, y nada de que fianzas, y nosotros mismos, si pasamos una mentira chiquita cada vez va cabiendo una más grande. Si exigimos verdad, seamos verdaderos, si exigimos justicia, seamos justos, si exigimos paz, seamos plurales. Pero eso sí, a cumplir el dicho “y si no, que el pueblo se lo demande” aplicar Fuenteovejuna -de manera más pacífica- pero que se oiga la voz de un pueblo que no tolerará más excusas por parte de gobernantes ineptos. Los gobernantes deben de saber que son quienes nos representan y que deberían ser uno de los nuestros, si nos representa un mentiroso corrupto, ¿eso qué significa? Fuera la doble moral. ¡Si no saben ética, nosotros hay que enseñarles!

3. A cumplir con las obligaciones: A votar, a pagar impuestos, a evitar todo lo negro. (Piratería y cualquier tipo de contrabando). Solo cumpliendo la obligación tenemos el pleno derecho de exigir la obligación a cambio. Pues a ese diputadillo de mierda le estamos pagando, ¿para que se suba el sueldo? ¿para que se compre una Ipad? ¡NO! ¿por qué los dejamos hacer eso? a correrlos… derecho al bote si hacen algo mal o a la calle si solo huevean en el congreso. Pero es como en el tianguis: dando y dando. Voto, impuestos, autoconciencia; ésos son nuestros deberes para exigirles a ellos los suyos, responsabilidad, representatividad y resultados. A mí me da mucha vergüenza cuando en las noticias se habla de nuestro congreso como el más caro del mundo y el más ineficiente, ¿no lo sabían? Los dinosaurios comen tanto y son tan pesados… que no avanzan cuando pretenden caminar.

4. A exigir cosas que verdaderamente nos favorezcan como sociedad: La vida primero, la salud, la educación, igualdad y un país con un proyecto real: basta de obrillas políticas que destruyen los entornos urbanos y que nos hacen usar más el carro, “nomás pa’ que el gober ponga su nombre”, basta de trasnacionales invasoras que le dan en la torre a los comercios locales, impulsar la autosustentabilidad en todos los sentidos, justicia, cultura, por favor, nos urge; a aplicar esos impuestos a donde deben de ir. NOS URGE un balance en la vida social. A proteger zonas naturales y culturales, a proteger la soberanía del país, a proteger las vidas (NO somos “daños colaterales”, presidente idiota), a exigir cambios de raíz, y a comprometernos con cambiar desde la raíz todos y cada uno. A pensar en cada uno pero dentro de la comunidad. Nada de que por mi hueso… y los demás que se chinguen. Estoy HARTA de eso.

Y una cosa más. El turismo… me vale madres. Alguien hace poco me dijo algo que me indignó muchísimo, “lo bueno es que a los turistas no les pasa nada” aahhha, y a los nacionales, entonces, que nos lleve el diablo. ¡Bien pensado! Te sacaste un diez…

Si como personas, si como comunidades, si como país, nos enfocamos a solucionar problemas y a asegurarnos un futuro, a definir nuestra identidad, los turistas son lo de menos, yo creo que irán y vendrán siempre, así de grande la riqueza que tenemos como país. Me interesa más saber que podríamos lograr una evolución como sociedad, pacíficamente, ordenadamente, conscientemente y sin deshumanizarnos (el pequeño detalle de Europa), sin perder la alegría, el carisma, el calor y la abundancia de México y de los latinos. Ahí mi opinión de la que dicen, es la tercera industria más grande en el PIB de México.

¡Puf! No puedo más. Opiniones y debate, por favor.


2 comentarios

La Independencia de México, o qué estamos celebrando

México:

El lugar en el que nací. El país de mis mejores amigos y mis ancestros.

¿Qué estamos celebrando este 16 de septiembre?

Básicamente, el inicio de la guerra de Independencia en 1810, que liberó a los mexicanos de 300 años de dominio español.

Luego también, este año “Bicentenario” estamos también celebrando el primer centenario de la Revolución Mexicana, iniciada en 1910.

No estoy segura de que estemos celebrando “independencia” porque, después de todo ese tiempo, también hablamos español y adquirimos un montón de usos y costumbres, como la religión. Nuestra economía sigue dependiendo en mucho de la economía estadounidense, al igual que -aunque nos dé coraje- muchas de las decisiones políticas. Todos los días leemos alguna noticia que nos hace dudar de nuestra libertad y soberanía.

Tampoco estoy segura de que este país haya alcanzado todos los objetivos que planteó la “revolución”, tristemente mucha gente sigue viviendo en extrema pobreza y seguimos teniendo mucha corrupción en nuestros gobiernos. Muchísimos mexicanos todavía necesitan irse del país y buscar mejores oportunidades de vida en otros países, especialmente en Estados Unidos, donde la mayoría de estos migrantes son ilegales, sin apoyo de nuestro gobierno ni tolerancia del suyo, enfrentan día a día la discriminación y violencia de los gringos.

Parece como que no hay mucho qué celebrar, cuando nuestra justicia está ciega y tal vez enferma en fase terminal… Cuando tememos de quienes no deberíamos, y se castigan a muchos que no lo merecen, y quienes lo merecen están afuera, gozando de sus riquezas malhabidas… Cuando parece que tenemos una “vacuna” contra la justicia, contra lo que es correcto. Cuando nuestro gobierno, desvergonzadamente corrupto, se roba el dinero de nuestros impuestos en nuestra cara, le compra juguetitos al congreso, y con todo eso no hacemos nada… con todo eso muchos mexicanos prefieren pasar días enteros viendo el fútbol y las telenovelas.

Mucha gente no está segura de qué diablos estamos celebrando.En un país con enormes contrastes económicos y culturales, con gente yendo y viniendo de todos lados, y aún así… todos somos mexicanos… ¿Nos sentimos todos mexicanos?

¿Qué estamos celebrando?

¿Hay algo qué celebrar?

Yo digo que sí.

Yo digo que hay que celebrar nuestros enormes corazones. Yo digo, que hay que celebrar a la gente honesta. A la gente alegre. A la gente que no tiene nada qué esconder cuando se trata de dar un abrazo, una sonrisa, ayuda. Yo digo que hay que celebrar a la gente que todos los días trabaja durísimo y de manera honrada para llevar la comida a sus casas. Yo digo, que celebramos también nuestro talento. ¡Lo tenemos, todo esto lo hay! Pero las malas noticias siempre nos abruman y a veces se nos olvida. Porque toda esta gente existe, todos los días, en nuestras casas, en nuestros lugares de trabajo, en nuestras escuelas, somos más en número que los que comenten crímenes de todo tipo y violencia. ¡Pero cómo hacen ruido los que hacen tanto mal!

Yo digo, que celebramos nuestra gran cultura; porque aunque para mucha gente lo que vivimos son las secuelas de la colonia, también hemos preservado nuestros lugares sagrados, muchas de nuestras celebraciones importantes, comida, arte y peculiar filosofía de la era prehispánica, y la hemos amalgamado de forma única en el mundo. Aunque tengamos diferentes orígenes, convergemos en un territorio, que nos hace unirnos también en valores y en cómo los compartimos. Celebro al sol, a la tierra, a la poesía, al arte, a la creatividad; celebro el encanto, la sonrisa y el corazón de todos los mexicanos.

Somos una raza mestiza, y con ellos tenemos lo mejor de varias culturas. Somos el tipo de personas que encontramos felicidad en cualquier circunstancia. Somos super fuertes, superamos obstáculos todos los días. A nosotros, los mexicanos, se nos da fácilmente ayudar a otros, aunque eso signifique sacrificar parte de nuestras propios bienes. En ningún lado del mundo la gente te ayuda como un mexicano, aunque sea con una mano, una palabra de aliento… nadie es tan solidario. Además, nos encanta platicar, escuchar y compartir. Los mexicanos somos apasionados, cuando se trata de arte, de cultura, de principios. Somos inclusivos, tolerantes, generosos… nos esforzamos. Al menos, los mexicanos de los que vivo rodeada, mis familiares, mis amigos… son bastantes y les admiro por ser así. Son mis mejores ejemplos.

Celebro mi origen mexicano, mi fisonomía y mis rasgos. Celebro a mi familia, a mis amigos mexicanos, a cada uno de ellos. Celebro a todos mis compañeros voluntarios, quienes todo tiempo están tocando y cambiando vidas. Celebro mi cultura, mi historia, mis tradiciones, que aprecio y valoro cada vez más. Celebro mi lenguaje, porque aunque sea “español” nosotros los mexicanos lo hablamos y escribimos de una manera particularmente sabrosa, inteligente, interesante y sagaz. Les damos a las palabras muchos y diferentes significados. Además, de nuestras lenguas indígenas hemos enriquecido enormemente al español, con términos que no existen en otros idiomas.

Celebro los colores, la música, la alegría y el amor que todos los mexicanos llevamos en la sangre.

Pero todavía más que esto, celebro mi particular visión de México, un país que no va a perder su encanto, su hospitalidad, su corazón, sino por el contrario, se está fortaleciendo contra lo que está mal. Si valoramos todo lo anterior -más lo que cada quien quiere aportar del México en el que vivimos- no permitiremos que el crimen organizado y los malos gobiernos nos aterroricen, nos amedrenten y nos sigan mintiendo descaradamente. Encontraremos la forma de estar unidos y de producir las condiciones en las que nuestros mejores talentos se queden y se siembren en terreno fértil, en nuestro propio país.

Puedo decir, con certeza, que yo he dado mi parte por hacer de éste un mejor país. He conocido gente increíble en este viaje y especialmente en Risaterapia. He conocido aquí a las personas con los corazones más grandes y más cálidos del muno. Personas que dan tiempo y amor, por el bien de otros. Nada de esto nos sobra… No damos sobras, damos lo mejor que tenemos.

He visto aquí como la gente se encuentra y crece. He visto nacer la esperanza con este movimiento en las ciudades que viven con mucha violencia. He visto plantarse y crecer estas semillas de esperanza en un proceso lento pero seguro, con los niños y jóvenes voluntarios. No hay nada que a mí me dé más esperanza, no sólo para México, sino para el mundo.

Mi visión puede ser demasiado optimista, para como está el país en este momento. Pero me parece que mantener esta visión y compartirla con más gente es lo que nos va a hacer movernos y saber para dónde vamos, qué queremos conservar y qué queremos desechar. En este momento me encuentro fuera de México pero mi país está en mí, en mi trabajo, en mi persona. Sé que lo que estaré haciendo beneficiará a mi país, no importa donde esté, buscaré los medios para ello, y también para volver y aportar lo aprendido… Porque cuando alguien ama a su país como yo amo al mío, simplemente no hay forma de separarse de él, lo llevamos a cada paso que damos. Y yo le agradezco a mi México el mostrarme también cómo ser una ciudadana del mundo y lo que podemos aportar.

¡Entonces, un brindis por México! Por los buenos mexicanos que todos conocemos, por toda la gente buena haciendo y haciendo más cada vez para hacer de éste un mejor país.

Por la esperanza y esfuerzo que estamos haciendo todos por ponerle fin a la violencia, la injusticia y la pobreza. Por las vidas que se han dado a esta causa.

Por todos los mexicanos y las cosas que hacen de éste, un país por el que vale la pena luchar, cada día, todos los días, desde lo mejor de cada uno. No una causa perdida, nuestra mejor causa.

¡Viva México!

¡Salud!

La Bandera de México siempre me conmueve, si es con música, fuegos artificiales, y gente querida... mucho más.

Nota traducida para todos mis amigos y hermanos mexicanos. Ojalá que cada día encontremos muchos actos de amor, solidaridad, hermandad y alegría que nos sigan dando luz en el proceso de transición que estamos viviendo. ningún país se ha construido sin episodios difíciles en sus historias, lo importante es permanecer unidos y no seguir solapando lo que está mal, el crimen, la corrupción, la impunidad, la incivilidad. Cada uno tenemos el país que merecemos tener. ¿Cuál quieres tú para tí y las generaciones que vienen? Yo quiero a México.